• Amendine Hayoun, Amendine Hayoun ©
  • Shirel Bitan, Shirel Bitan ©
Aliyah

La vuelta a casa con Shirel Bitan

Olá reciente de Francia, talentosa cantautora y orgullosa sionista. Ah! Y madre de dos. Conoce a Shirel Bitan. Esta semana, esta divertida concursante de la versión israelí de La Voz pasó una nueva ronda de eliminaciones con el amor y apoyo de su audiencia. En esta entrevista exclusiva. Shirel comparte qué se siente “volver a casa”, sus canciones favoritas en hebreo, su visión de la mentalidad israelí y su identidad judía. Shirel Bitan, en primera persona:

"Elegí ser judía a los 12 años"

“Tengo 36 años. Mi madre es cristiana y americana, mi padre es un judío francés de orígenes tunecinos. Pero el alma siempre sabe exactamente quién es. A algunos esta realización les ocurre más temprano que tarde, en mi caso, fue a una edad muy temprana. A los doce años, elegí ser judía. Me definí a mí misma como judía francesa en un momento en que el antisemitismo estaba en aumento en Francia. Comencé a estudiar Judaísmo y Torá. Era como si mi alma tuviera sed de esos conocimientos”.

"Cuando tenía dieciséis años, mi padre compró una casa en Jerusalén y lo vine a visitar. Fui al Monte Scopus, y allí, con un gran anfiteatro de fondo, decidí hacer Aliá y aprender hebreo. Tenía la oportunidad, como ciudadana americana, de ir a cualquier colegio o universidad en Estados Unidos, pero mis sueños me llevaban a Israel. Durant dos año mantuve este sueño en mi mente, hasta el día en que me gradué de la escuela secundaria, y anuncié mi decisión de hacer Aliá. Una semana más tarde, a los 18 años, viajé a Israel, y comencé un proceso formal de conversión en Jerusalén.

"Quería ser maestra jardinera"

“Estudié durante dos años en un Ulpán de la Universidad Hebrea de Jerusalén un curso intensivo de hebreo. Después fui a la Escuela David Yalin para convertirme en maestra jardinera, hasta que me di cuenta que esa no era la carrera correcta para mí. En verdad, es una carrera muy difícil, y requiere de un talento especial para el trabajo con niños. Entonces me mudé a Tel Aviv, y estudié en la Escuela de Música de Rimón, en la misma clase que las populares cantantes israelíes Keren Peles y Miri Mesika. Durante una visita a Francia, me presenté en una audición para el papel de Esmeralda en el musical “Notre Dame de Paris”, y obtuve el papel. En aquellos tiempos, era el musical más exitoso de Europa, con más de 10 millones de espectadores. La representé durante dos años, viajando por todo el viejo continente e incluso China. Tenía solo 23 años, y fue una experiencia fortalecedora y educativa. Después lancé mi primer disco, al que le fue muy bien en Francia, y participé de otros exitosos musicales en mi país de origen”.

 

"Respetamos Shabat y comemos Kosher, y nuestros hijos van a una escuela religiosa”

“Conocí a mi marido Bernard Bitan en París cuando tenía 26 años. Yo le dije que no había otro lugar donde pudiera criar a mis hijos que no fuera Israel. Él es un dramaturgo, que escribió una obra de teatro sobre el establecimiento del Estado de Israel, llamada "Le Sel et Le miel" (sal y miel). Tuve a mis dos hijos en Israel, pero seguí yendo y viniendo entre Israel y Francia, ya que ellos aún no estaban en la escuela. Sólo cuando fueron llegaron a primer grado, sentí la necesidad de darles un ancla, quedándonos en un lugar. Soy una judía creyente, y en casa respetamos Shabat, Kosher y nuestros hijos reciben una educación religiosa".

"Puedes sacarme todo, menos este país"

"Hasta mi marido está un poco celoso Este país es mi primer gran amor. Hoy, cuando viajo a otro sitio por unos días, siento que me falta el aire. Incluso mi nombre, Shirel, se compone de las mismas letras con las que se escribe Israel en hebreo. Aquí puedo ser yo misma. Puedes quitarme todo, menos este país”.

"De todos mis amigos, yo era la única que hizo Aliá. En 1996, los judíos de Francia hacían Aliá en su mayoría por dificultades socioeconómicas. Pero yo en Francia tenía todo, y cuando decidí venir, la gente pensaba que estaba loca. Pero fue claro para mí que era lo correcto, de la misma manera que fue claro para mí que soy judía”.

"Un día escuché a Riff Cohen en la radio, y me di cuenta de que yo también puedo hacerlo"

"Solía tener miedo de que sólo encontraría trabajo en Francia, ya que nunca se me ocurrió que podría cantar aquí. No creía que era siquiera una posibilidad debido a mi acento francés. Un día escuché a Riff Cohen en la radio, y ella también tenía un acento francés, y le pregunté a los israelíes si les resultaba molesto. Por el contrario, la mayoría de ellos llegó a decir que les resultaba atractivo y dulce. Me di cuenta, entonces, que yo también podría hacerlo".

"En realidad, es divertido porque mi madre, Jeane Manson, es una cantante muy conocida en Europa. Vendió 30 millones de discos en Francia, a pesar de que ha estado cantando en francés con un acento americano durante más de 40 años. A los franceses simplemente les gusta, y piensan que su voz es sexy y hermosa".

"Escribir canciones en hebreo es muy profundo - no se puede escribir sin sentido"

"Mi canción favorita en hebreo es en realidad un rezo- Lecha Eli Teshukati. Tomó una gran dosis de valor para mí para empezar a cantar en hebreo sin sentir que mi acento era insoportable. Por ello, trabajé muy duro  y lancé mi primer trabajo en hebreo en 2013-2014, titulado "Go Back Home".

"Escribir canciones en hebreo es muy profundo, no se pueden escribir tonterías y cosas livianas. Escribir en Inglés me lleva a mi infancia, la lengua de mi madre, pero el canto y la escritura en hebreo me transportan mil almas de regreso hacia el pasado”.

"Con mis hijos, que nacieron aquí, fui estricta en hablarles sólo en hebreo hasta que cumplieron tres años, porque el lenguaje tiene un enorme poder".

"Soy cantante desde hace 15 años, y lo seguiré siendo después de La Voz"

"Desde los 5 años que estoy arriba de escenarios, acompañando a mi madre. Mi abuela Chris Stevens también es artista, pintora y cantante de jazz. Es cierto que tuve una fase de rebeldía en mi adolescencia en que no quería ser como ellas. Pero luego me di cuenta de que simplemente soy cantante, está en mis genes”.

"Trabajé como cantante durante los últimos 15 años, no es que de repente estoy tratando de convertirme en una estrella. Ya soy cantante, y lo seguiré siendo después de que La Voz se termine de emitir. Sin embargo, el show es un excelente escenario para conocer nuevos artistas. Cuenta con 14 músicos tocando en el escenario, y con artistas como Shlomi Shabat, mi mentor, acompañándonos –sin duda, no es una oportunidad que uno obtiene todos los días. Es un rico encuentro, tanto musical como personal".>

"Soy un sionista y ellos son cínicos"

"Yo me subo al escenario con mucha alegría y energía positiva, sin carga emocional, lo que a veces puede molestar un poco al público israelí, que es algo cínico. Siempre veo lo mejor en todo. Entiendo que esto puede tener que ver con que yo no crecí aquí, e incluso después de vivir algunas guerras no es lo mismo”.

"Es importante entender, sin embargo, que el vivir como Judios fuera de Israel no es necesariamente simple. Uno se siente desapegado, extranjero. Siempre existe cierta distancia entre el país y uno, que nunca deja de ser un extraño”.

28 Nov 2014 / 6 Kislev 5775 0
  •   Print  
People   Jewish Agency

Sol Dabbah Jewish Agency Marketing Writer for Latin America